Schuster espera una llamada… – Schuster waiting for a call

junio 26, 2013 by

¡Pues que siga esperando!
He can as well keep waiting!

Petición en línea para salvar a Capello. ¡Ya somos más de 7.500 en todo el mundo!
Online petition for saving Capello. We´re already more than 7500 worldwide!

Anuncios

¡Capello + Plaza = Campeones para siempre!

junio 24, 2013 by

Petición en línea para salvar a Capello. ¡Ya somos más de 5.500 en todo el mundo!
Online petition for saving Capello. We´re already more than 5500 worldwide!

Tenemos dos equipazos tanto en fútbol como en básket, plenos de lucha, fundamentos tácticos y espíritu colectivo. Esto tiene que ser el principio de una era dorada, necesitamos estabilidad más que nunca. CALDERÓN, NO LA CAGUES. Mantente al margen, deja hacer a los que forjan equipos campeones y sal en la foto al final. Deja tranquilo a nuestro entrenador, ¡¡rectifica!!

Hemos ganado la ACB con peor plantilla que los demás, siendo menos espectaculares que otros y basándonos en el juego de equipo. ¿Vas a echar a Plaza, Calderón? ¿Le pedimos tiki taka? ¿Llamamos a la Cadena Ser a ver si están conformes con nuestro entrenador?

Capello: “Humildad y calidad. Son fundamentales. Siempre he creído en ello.”
Plaza: “Un recuerdo para los que entrenan en lugares pequeñitos y con mucho frío.”

Estos es la clase de hombres que necesitamos. 30+30=60. Somos el club más grande del mundo. ¡Que nos dejen seguir soñando!

¡¡Hala Madrid!!

La barra de pan, a 20 euros

junio 23, 2013 by

Petición en línea para salvar a Capello. ¡Más de 4500 firmas recogidas!
Online petition for saving Capello. More than 4500 signatures collected!
Estamos contactando con los madridistas de Polonia. ¡Échanos una mano!

*******

¡Y es que cada vez que habla nuestro presidente sube el precio! Ayer por la noche, tras el partido de baloncesto, la prensa congregada cerca del palco del Palau vio aparecer por allí a don Ramón. Preguntándole qué opinaba sobre el posible fichaje de Henry por el Barça, Calderón, al que ya apodan
“el teletipo”, respondió todo con gran ufanía: “Sí, el presidente Laporta ya me ha confirmado que han fichado a Henry”. ¡El tío dando la primicia antes que el propio Barça! Estamos ante un monstruo de la comunicación, ¿Para qué queremos el departamento de prensa?

Esa misma mañana, en un desayuno ofrecido por Europa Press, el presidente abordó varias cuestiones de la actualidad del club. Y atención, no os lo vais a creer: ¡habló de Kaká!

¿80 millones de euros para pagar el fichaje de Kaká es factible?

Está claro que es una cantidad muy alta, pero la gente no debe olvidar que en el año 2001 fichamos a Zidane por 75 y con 29 años cumplidos, facturando en esa época sólo 125 millones de euros. Kaká tiene únicamente 23 años y facturamos casi 400.

Díos mío, Kaká es de Abril del 82, ¡tiene 25 años! Eso significará pagar algún millón menos o facturar más, ¿no? ¡Será por soluciones creativas! Imaginaos a Berlusconi hablando mañana en rueda de prensa: “Sí, Sergio Ramos es caro, pero tenemos un montón de pasta. Esperamos ficharlo pronto”. Por favor, esto es estomacante, ¡que Kaká se consagre por completo a su vocación a Cristo, se vaya a predicar a la selva brasileña y acabemos esta historia de una puñetera vez!

En el resto de respuestas, alternó mucho disparate con alguna respuesta razonable:

La gente se ha quejado del mal juego y pide un cambio de estilo con otro entrenador más del gusto del Bernabéu.

Este club es increíble. No nos han dejado disfrutar del éxito de la Liga ni 24 horas. No es normal. Con la Liga recién ganada el debate ya es que si se queda el entrenador o que si viene Schuster. Yo no soy el especialista en fútbol para valorar cómo hemos jugado. Pregunten a Mijatovic.

En realidad, la respuesta sería perfecta si ÉL MISMO no hubiera abierto la espita del debate sobre el entrenador.

Pero usted ha elegido a Schuster.
Que yo no he hablado con él. Se lo aseguro. Todo lo lleva Mijatovic y él será el que decida quién entrena al Madrid. Mijatovic nunca ha estado cuestionado y cuenta con toda mi confianza. Pase lo que pase con Capello, Mijatovic seguirá a pesar de las mentiras que se han dicho sobre ese tema.

Esto ya me suena a mentira, oye. ¿Mijatovic traicionando a Capello? Me gustaría verlo. Yo creo que o se van los dos o no se va ninguno. Esto favorecería la permanencia de Capello, porque como se vayan los dos MENUDO PAPELÓN DEL PRESIDENTE. Ahora bien, Capello le podría haber dicho a Pedja “quédate, no te sacrifiques por mí”. Si ese fuera el caso, Mijatovic sólo estaría cubriendo los desmanes del presidente. Si cree en Capello y echan a éste, Mijatovic está moralmente obligado a dimitir.

¿Qué idea tiene para el Madrid del futuro?
Mi mayor deseo es crear y formar un equipo y alejarnos del vedetismo. Eso de Galácticos nos hizo daño y nos creó una imagen de arrogancia que hay que cambiar.

Cagada total.

Señor, la estabilidad que nos daría un par de meses de afonía del presidente. ¡Que alguien le sirva bebidas heladas todos los días o algo!

– El mejor defensa de nuestra cantera, Sergio Sánchez, ha sido devuelto al Español ante la total apatía de nuestro generosamente pagado ejército de cargos. Después de recibir la patada hacia arriba con su nombramiento de director de la cantera tras la gloriosa hazaña de descender al Castilla a 2ª B, Míchel estaba demasiado ocupado decorando su nuevo despacho, por lo que se ve. Cuestionado por los reporteros sobre su nuevo cargo, la única respuesta que dio fue un escueto “Me lo merezco”.

ACTUALIZACIÓN: La mayor parte de la directiva, a favor de la continuidad de Capello. ¡Calderón, desiste!

Perfiles de D. Fabio

junio 22, 2013 by

Recordad que seguimos recogiendo firmas para la continuidad de Fabio Capello al frente del Real Madrid. En los siguientes enlaces tenéis traducciones del manifiesto para distribuirlas por donde os parezca conveniente:

Versión Inglesa – English Version.
Versión francesa – Version Française.
Versión alemana – Deutsche Fassung.
Versión portuguesa – Versão portuguesa.

Llevamos más de 3500 firmas recogidas en todos los rincones del planeta, y ya hemos aparecido en Punto Radio, la Gazzetta dello Sport italiana y Radio Marca. Actualización: Finalmente parece que intervendré hoy por la noche en El Mirador, de Punto Radio. También se ha mencionado la iniciativa en El Confidencial Digital.

Para ilustrar la valía de nuestro técnico quiero traer a colación dos textos publicados en los últimos días. El primero es de nuestro colaborador Hamefd, publicado recientemente en los comentarios.

*******

El arquitecto

Capello es un personaje sacado de la Italia moderna, de las ciudades-estado, tiene perfil de los Médicis, incluso de nuestros temibles Borgias. Él mismo se autollama arquitecto, es el Miguel Ángel del fútbol; construye Ligas, equipos a base de llevarse la contraria, de buscarse como los genios. Es un genio del fútbol, lo lleva en la masa de su sangre, lo desvela en la impronta de sus recambios. Todos los mediocres comentaristas dicen luego que las sustituciones fueron afortunadas. No es suerte: es genio. La genialidad es lo más parecido a la lotería, es la combinatoria de millonarios elementos que hace posible lo oculto, y lo oculto es aquello que los mediocres tienen a la vista y que no ven. Cuando lo ven, gracias a los genios, dicen “ya lo veía yo”. Yo soy de ésos, yo también veo después las cosas que estaban a un palmo de mi vista, cuando un genio como Capello dice “dejo a Diarrá, que lo está haciendo fatal” y luego Diarrá mete un gol-trallazo, como el primer hombre penetró a la primera mujer, como el padre de la humanidad, lleno de Liga… De ese primitivo goce los madridistas estamos en plena orgía fecundadora, en los arcos del genio, en las doradas cúpulas del arte puro, en el artífice y su arquitectura única y genial.

Calderón: dos veces, dos Ligas; déjanos la tercera, aparca a Schuster, necesita madurar Schuster, el Real Madrid es cosa de hombres. De hombres-genios, de Capellos.

*******

El segundo perfil lo trazó ayer el pseudónimo Erzuru en la bitácora deportiva de Libertad Digital:

*******

Un entrenador antipático

Echarán a Capello… ¿por ser mal entrenador? Yo creo que no… ¿porque sus equipos juegan mal al fútbol? Yo creo que tampoco. Lo echan porque es un tipo antipático, por no hacer gracietas en las ruedas de prensa, por no dar entrevistas nocturnas habitualmente, por no ser agradable con los periodistas.

En la jornada 26 el Madrid visitó el Nou Camp (tiro de memoria). Trece partidos, diez victorias, una derrota (?) y dos empates. Cuestión de suerte segun los Valdanos. Empató con el segundo, ganó al tercero y al cuarto y empató con el sexto. Mi impresión es que mereció ganarlos a todos. Cuestión de suerte según los Lillos. A una media de tres goles por partido. Cuestión de suerte según los Cappas.

Preparación física excelente. Cojones, según los D’Alessandros. Cuando los cosas se torcían, buenos y acertados cambios tácticos. ¡Que lo hubiera hecho al inicio del partido!, vocean los Antics.

Ni un solo mérito, nada. Ni el beneficio de la duda. Los que esperan el degüello de Capello, se muestran entusiasmados con la renovación de Aguirre…¡por fin un poco de cordura!, berrean muchos.

Llegado a este punto yo me pregunto sobre la diferencia entre un caso y otro (titulo liguero en un caso y fracaso sonrojante en el otro aparte). Uno es muy simpático y el otro no. No hay más. ¿Ha jugado el Madrid, en términos generales, mejor que el Atleti? Sin lugar a dudas… ¿entonces?

Cuando Del Bosque entrenaba al Madrid, normalmente asistíamos a partidos infumables de quince o veinte minutos de duración. A este señor no se le juzgaba, se le veneraba. A Capello tampoco se le juzga, se le odia. Otrosi, el caso del Michelín, nefasto entrenador donde los haya. Se ha corrido la voz de que será un magnifico entrenador… ¿en base a qué? Vaya usted a saber.

Cosas de periodistas, no hay más. El infumable vendedor de cerdos les obedecerá. Al tiempo.

******

¡Firma por la continuidad de Capello!

Estamos en la Gazzetta

junio 21, 2013 by

Nuestra iniciativa ha aparecido hoy en la página 9 de la prestigiosa Gazzetta dello Sport. El mensaje va ganando alcance, ¡sigamos contribuyendo!

La última remontada

junio 21, 2013 by

Hemos conseguido más de 600 firmas en unas pocas horas, provenientes de varias partes del mundo. ¡Sigamos adelante! Los que tengan un ratito, que por favor difundan la iniciativa allá donde les parezca que pueda tener efecto. Cualquier contribución es bienvenida. Recordad, el planeta es muy grande y está lleno de madridistas que admiran a don Fabio. Los que aún no hayan leído el Manifiesto y firmado nuestra petición en línea, pueden encontrarla aquí. ¡Ayudemos a nuestro míster luchando hasta el final!

El Nosferatu de Herzog: Superando el modelo

julio 7, 2010 by

Nosferatu, Phantom der Nacht – Werner Herzog – Alemania, 1979

Esta película de 1979 fue un proyecto verdaderamente audaz: El director Werner Herzog tomó uno de los clásicos más venerados del cine alemán para aprovechar los avances técnicos del momento y explorar las posibilidades del concepto creado por Murnau. La obra esta vez no se presentó como Una sinfonía de terror, sino como la historia de un Fantasma de la Noche. Herzog escogería como protagonistas a Klaus Kinsky, su actor fetiche, y a una Isabelle Adjani bellísima con tan sólo 24 años. La nueva película es muy respetuosa con el original y mantiene gran parte de su argumento y estética, empezando por la caracterización del protagonista, muy parecida a la de Max Schell. Sin embargo, opino que la elección del actor principal no fue acertada, pues los rasgos de Kinski son demasiado amables, y el maquillaje no logra endurecerle la expresión ni darle un aspecto amenazador. La acción se mantiene en Alemania, donde la situó Murnau, pero se restituyen los nombres concebidos por Bram Stoker: el conde Orlok vuelve a ser Drácula y Hutter será Jonathan Harker, si bien su esposa no se llama Mina sino Lucy, por motivos que sólo Herzog debe saber. El nombre de Mina pasa a una amiga de la familia.

La película se abre con una secuencia realmente impactante, cuyo contenido no revelaré, ambientada con una música muy ominosa. Sin duda el mayor logro del film es la atmósfera creada, basculando entre momentos de gran quietud y lirismo y otros lúgrubres y desasosegadores. El estilo es sobrio y realista, con una paleta algo apagada, y la música se usa sólo en contados momentos, todo lo cual confiera al conjunto gran verosimilitud. Sin embargo, esto no quiere decir que el film sea visualmente vulgar: el hábil uso de la composición y la luz logra un buen número de planos atractivos e impactantes.

El trabajo de los actores resulta muy adecuado, destacando especialmente Isabelle Adjani, que gracias a su belleza y a la importancia de su papel resulta de lo más memorable de película.  Su personaje será el gran protagonista de la segunda parte de la historia. Van Helsing aparece mucho más tiempo en pantalla que en la versión de Murnau, pero está absolutamente alejado del personaje de Stoker y se muestra como un hombre conservador y débil, que no cree en la amenaza vampírica. Por ello es incapaz de combatirla de forma eficaz, y ha de observar impotente cómo las víctimas mortales aumentan a su alrededor. El personaje de Renfield también está presente, de nuevo como jefe de Harker, pero afortunadamente su papel es reducido.

Los paralelismos entre ambos Nosferatus no se limitan a la historia y la estética, y algunos planos de la versión moderna están directamente inspirados en otros de la muda, como la célebre imagen del vampiro espiando a la mujer de Harker desde la ventana. Esta escena, por cierto, está rodada en el mismo edificio de la primera versión, si no estoy equivocado. Al parecer, Herzog filmó la película tanto en alemán como en inglés, pero sólo he podido ver la primera versión; trataré de darle un vistazo a la inglesa, a ver cómo se desenvuelven los actores. Desde luego, la francesa Adjani hace un buen trabajo interpretando en alemán.

Aunque el film de Murnau sigue teniendo hoy día un gran reconocimiento y celebridad, pienso sinceramente que la nueva versión es superior. La narración es mucho más fluida gracias a las posibilidades técnicas de la época, las cuales enriquecen también otros aspectos de la obra: los diálogos, los efectos especiales, la música y la fotografía contribuyen a hacer una película más interesante y redonda. El único punto débil evidente es, como he mencionado, la caracterización de Kinski, que nunca llega a ser convincente. Decir que la resolución de la historia que se desvía de la concebida por Murnau, y resulta mucho más sorprendente e inquietante.

Aunque el estilo de Werner Herzog seguramente no da tan buenos resultados en otro tipo de películas, en el caso de su Nosferatu logra realzar y enriquecer la premisa original. Por ello, la recomiendo con viveza a los amantes del buen cine de terror y suspense, sobre todo si les interesa la leyenda de Drácula, y más aún si son fans de la versión muda.

Los hijos de Drácula

julio 6, 2010 by

Dracula’s Daughter – Lambert Hillyer – EEUU, 1936

El Drácula de Bela Lugosi fue un gran éxito comercial, pero si se pretendían hacer secuelas tenía el problema de que su protagonista moría al final. Además, Bram Stoker no había escrito nada más sobre el personaje, así que a los productores no les quedaba más salida que inventar material nuevo. No obstante, la segunda película acabó llegando cinco años después, en 1936, con el título La hija de Drácula. Es llamativo el hecho de que, pese al lustro transcurrido, se trata de una secuela directísima: la historia arranca en el mismo momento en que terminaba el primer film, con Van Helsing clavándole el mondadientes a Drácula en el corazón. Resulta una agradable sorpresa comprobar que el profesor está nuevamente encarnado por Edward Van Sloan, que vuelve a realizar un muy buen trabajo. Por desgracia para el erudito, nada más consumar el vampiricidio aparece la policía, que interpreta la cosa como un asesinato y se lo lleva detenido.

Lo cierto es que ahí acaba cualquier continuidad con la primera película, porque Van Helsing llama a un psiquiatra amigo suyo para que salga en su defensa, ¡en vez de llamar a Harker, Mina o el doctor Seward, que han sido testigos directos de todo lo acontecido con Drácula! Tras este salto en la lógica, comienza el meollo de la historia: el ataúd del vampiro, guardado en la comisaría, desaparece misteriosamente, y poco después vemos que una señora de aspecto misterioso lo ha transportado al campo y está procediendo a quemarlo y despedirse del finado conde. Más tarde vemos al psiquiatra amigo de Van Helsing, el dr. Jeffrey Garth, en una fiesta de sociedad en Londres, donde le presentan a una dama que es la misma que quemó al ataúd: es una noble húngara que acaba de establecerse en la ciudad, la condesa Zaleska, que invita al dr. a visitarla en su residencia, pues piensa que sus conocimientos de psiquiatría pueden serle de mucha ayuda.

La aparición de un hombre muerto con gran pérdida de sangre y tan sólo dos pequeñas heridas en el cuello, unida al robo del cuerpo de Drácula, despiertan las sospechas de Van Helsing: ¡Un vampiro anda suelto en Londres! Como el profesor aún está bajo custodia, la labor de encontrar a la criatura recaerá en el dr. Garth, pese a su escepticismo que le despierta la historia del profesor. Sin embargo, cuando aparece una nueva vícima , y tras conocer mejor a la enigmática aristócrata, va comprendiendo lo real de la amenaza.

Argumentalmente, la mayor originalidad es que la vampiresa (la condesa Zaleska, por si no lo habíais deducido) se siente infeliz con su condición de no-muerta, y por ello busca la ayuda del Dr. Garth. Gloria Holden es una actriz interesante, no de una belleza canónica pero sí con bastante clase, un poco al estilo de Greta Garbo. Su relación filial con Drácula se toca muy de pasada, y realmente no queda claro si es una hija-hija (que en cualquier caso debió nacer cuando el conde aún no era un vampiro) o si es sólo una mujer vampirizada por él. La acompaña a todas partes un criado brutote estereotípico, que está loquito porque su ama le dé un mordisco para acompañarla en la vida eterna.

Una cosa curiosa es que el argumento hace el viaje opuesto a la novela: empieza en Londres y acaba en Transilvania, usando decorados de la primera película (o unos casi idénticos). La resolución es bastante más movidita que la del film de Lugosi y Browning, lo cual es de agradecer. En esta película el cine sonoro estaba mucho más asentado que en la primera, y vemos unas interpretaciones mucho más profesionales. Todo el elenco realiza un excelente trabajo, siendo ésta probablemente la mayor fortaleza del film. En este aspecto destaca la relación entre el dr. Garth y su ayudante, Janet, interpretada por la bellísima Marguerite Churchill, un típico romance entre jefe y subordinada en el que ella está coladita por sus huesos y él ni se entera. Ambos actores tienen una química excelente, y Churchill es toda una delicia de ver. Su físico recuerda bastante al de la actriz de nuestros días Katherine Heigl. Otto Kruger, como el Dr., transmite gran serenidad y autoridad, y lleva el peso de la película sin ningún problema. Dos curiosidades sobre este actor: era sobrino nieto del presidente sudafricano Paul Kruger, y falleció justo el día de su 89 cumpleaños, en 1974.

Aunque no puede obviarse su condición de film menor, La hija de Drácula es una agradable sorpresa, con un argumento razonablemente interesante y un magnífico elenco de actores clásicos que nos ofrecen una placentera experiencia cinematográfica. Eso sí, apenas nos ofrece nada en cuanto a reinterpretación y enriquecimiento de la novela original, y el guión se conforma con ser una distraída variante sobre el tema.

Son of Dracula – Robert Siodmark – EEUU, 1943

La siguiente secuela se retrasaría aún más, nada menos que siete años. La acción se traslada al sur de EEUU en los años 30, con sus grandes haciendas y sus criados negros, como Dios manda. La heredera de una de estas haciendas, Katherine Caldwell, ha trabado contacto epistolar en los últimos tiempos con el exótico conde Alucard, de Rumanía, y le ha invitado a América para conocerle en persona. Esto tiene un tanto desconcertada a su familia, toda vez que la moza, está comprometida con su novio de toda la vida, Frank Stanley. Sin embargo, ella le tranquiliza asegurándole que “le querrá eternamente”.

El jefe de policia local, que acude a la estación a recibir al conde, se encuentra con la sorpresa de que este no hace acto de presencia, y sólo su equipaje viene en el tren. Esa misma noche se celebra una fiesta celebrada en la mansión de Katherine. Su anciano padre, tras retirarse al dormitorio, recibe la visita del mismísimo Alucard, que entra por la ventana convertido en “murciégalo” y lo mata literalmente de un susto al tomar forma humana. A las pocas horas Alucard se presenta en la puerta de la casa, y sin respetar el luto exigie ver a Katherine, ahora dueña de la hacienda, quien lo recibe con agrado. Desde ese momento los dos empezarán una sospechosa relación.

Poco después el jefe de policía empieza sus pesquisas, alarmado al darse cuenta de que Alucard, escrito al revés, se lee… “¡¡Drácula!!” (¡Tacháaaan!). Así, decide contactar con un erudito rumano experto en temas de ocultismo, quien al escuchar el nombre decide viajar a EEUU para echar una mano, advirtiendo al comisario quetodo el que se relacione con el conde se encuentra en grave riesgo. Este experto es el profesor Laszlo, quien será a todos los efectos el “Van Helsing” de la peli. Entretanto, Frank decide espiar a Katherine y al conde, y acaba descubriendo, desolado, que ambos se han casado y que su ex-prometida no quiere verlo más. De hecho, la pareja anuncia su deseo de que nadie se acerque al domicilio conyugal, especialmente durante las horas del día, pues desean llevar una vida retirada. Poco después empezarán incidentes que inquietarán aún más a la comunidad.

Y esta es la premisa de El hijo de Drácula, cuyo personaje titular está interpretado por Lon Chaney Jr. Resulta muy curioso que el papel que interpretó Bela Lugosi en la primera película estuviera destinado inicialmente a Lon Chaney padre, quien falleció antes de poder interpretarlo. El trabajo de su vástago en esta película es adecuado y se ajusta físicamente al papel, quien luce bigote como el Drácula de la novela. La trama, inscrita en el género de la intriga, es sencilla pero mantiene un razonable interés. El personaje que más simpatías me despierta es el novio, Frank, que aguanta carros y carretas por su chica, la cual por cierto está bastante loca. Los personajes del comisario y el profesor son también agradables de ver. Destacan los efectos especiales, bastante más logrados que en las pelícuals vampíricas anteriores, usando animaciones sencillas pero efectivas, un murciélago más convincente y otros efectos físicos.

Nuevamente no queda clara la relación paterno-filial entre Drácula y este supuesto hijo, peroesto  no tiene mayor importancia. Cualquier vinculación argumenta con la novela de Stoker queda eliminada, excepto una referencia a que el conde original fue eliminado en el siglo XIX. Las características vampíricas del libro sí que se conservan –vulnerabilidad a los crucifijos, etc-, con la excepción de que la luz del sol es capaz de matar a los vampiros, en lugar de simplemente debilitarlos. El director, Robert Siodmark, que disfrutaría de una extensa carrera en Hollywood, firma una historia entretenida aunque menos memorable que la protagonizada por la hija del conde. Pese a esta falta de ambiciones,  la película es una  contribución a la leyenda de Drácula y de los títulos de terror de la Universal.

Tetralogía Tween – Primera Parte: iCarly

mayo 12, 2010 by

Por Gabusán

En esta serie de cuatro artículos exploraremos el fenómeno televisivo Tween, a través de cuatro series: Hannah Montana, iCarly, Una chica corriente y Sunny entre estrellas. Empezamos sin más por iCarly, de la mano de nuestro autor invitado Gabusán.

***

Yo con esto de trabajar en traducciones a veces me veo en la tesitura de traducir productos derivados de series de televisión que, en principio, jamás me habrían interesado en lo más mínimo. Pero ya ven, así fue como descubrí Hannah Montana, que en principio me parecía un fenómeno de lo más marciano y acabé yendo a ver la película. Con iCarly me ha pasado algo parecido: me puse a ver un par de episodios “para documentarme” y he acabao que no puedo parar. En realidad es una serie muy tonta, algunos dirían que incluso tontísima, que sigue los mismos esquemas que Hannah Montana para sus personajes: la chica popular protagonista de la serie (Carly), su amiga del alma (Sam), un pringadete que le sirve de amigo-felpudo (Freddie) y una figura autoritaria, en este caso su hermano mayor (Spencer), que le hace las veces de padre. En teoría Carly no es huérfana, pero como si lo fuera, porque a los padres no se les ve el pelo. El hilo conductor de la serie es un web-show protagonizado por Carly y Sam. Se emite todas las semanas y consiste en ver a las dos mozuelas haciendo el idiota delante de una cámara. Lo triste del tema es que dos niñas monas convirtiéndose en estrellas de Internet gracias a que no tienen ningún sentido del ridículo es inquietantemente plausible. La audiencia de la bendita Red es así. El caso es que la serie, que jamás habría llegado a existir de no ser por el inaudito éxito de Hannah Montana, tiene episodios divertidísimos y me lo he pasado bomba viéndola.

Sam – Escuchad, os juro que no es sencillo, pero pronto podréis mentir y no sentir nada.

Sam es un personaje fuera de lo común en una teleserie juvenil como ésta. Recurre fácilmente a la violencia y tiene todas las características propias de una chica problemática de las que acabará enganchada a las drogas y como novia del jefe de una banda de moteros cuando sea mayor. A Freddie lo trae por la calle de la amargura, y lo tortura tanto física como psicológicamente sin ningún tipo de reparo, con la benévola aquiescencia de Carly, que contempla todo este maltrato como algo sin importancia e incluso divertido. Potente mensaje donde los haya para las niñas de todo el mundo: abusar y burlarse de los débiles es algo inconsecuente y divertido. Quizá no puedas ser tan popular como la chica guapa del colegio, pero puedes destacar a base de crueldad y delincuencia de bajo nivel. Brillante.

Freddie – Sí, ¡continúa besando sapos, Carly! Este príncipe puede esperar.

Definido por Sam como “ñoño computacional”, es un personaje que define la juventud amorosa de algunos. Está colado por Carly, ella no le corresponde, pero a él le da igual. Sigue a su lado como un perrito faldero con la esperanza de que algún día la moza deje de verlo como un amigo y pueda convertirse en su novio. Al igual que Sam, Freddie es un personaje con mensaje para las niñas de ahora: tener un moscón enamorado puede ser lo mejor que te puede suceder en la vida. Juega bien tus cartas y tendrás a un esclavo para que te resuelva los problemas con la informática. El mensaje para los chavales es que la perseverancia, el servilismo abyecto y la auto humillación continua es el modo correcto de cortejar a la muchacha que te gusta, especialmente si la susodicha muchacha ya se ha declarado como inalcanzable para ti.

Nevel – (¡Lo enviaste aquí! ¿No es cierto?) Ay, no lo sé. Envío a gente a tantos lugares…

Nevel en realidad no es uno de los personajes principales de la serie, pero es demasiado genial como para no mencionarlo. A sus 11 años dirige un sitio web de éxito que consiste en criticar y evaluar a otros sitios web, un hecho que revela nuevamente lo bien que han entendido los guionistas cómo funciona Internet: un lugar en el que los críos participan en las corrientes de opinión como si fueran adultos. Al igual que Freddie, Nevel está perdidamente enamorado de Carly pero, a diferencia de él, ha optado por el camino opuesto: en vez de bailarle el agua a la niña y reírle las gracias, se propone destruirla a toda costa y acabar con su show. Nevel es absolutamente genial, parece una mezcla del Dr. Maligno y Chiquito de la Calzada. Sus planes más malvados a menudo se ven frustrados porque tiene que someterse a la autoridad de su madre. Cuando sea mayor este chaval llegará lejos, ya lo verán.

Spencer – ¡Mira mi nave!

Es el hermano mayor de Carly, pero vamos, bien podría ser el menor, porque su ausencia de sentido común y falta de madurez resultan alarmante. Incluso su trabajo es ridículo: hacer estatuas de arte moderno con productos cotidianos. El encanto de Spencer es que, siendo un adulto, conserva un espíritu de niño que hace que te caiga simpático a la fuerza.

Carly – ¡Es tan ardiente que podría hornear galletas sobre él!

La superestrella absoluta del programa, Carly es la niña buena y dulce de la que se enamoran todos. Es responsable, tiene buen corazón y ejerce una influencia generalmente positiva en todos los que la rodean. Su presencia salva a la serie de la condena de las asociaciones de padres, ya que se supone que ella es el modelo a imitar, cosa que permite a los guionistas divertirse sin complejos con los otros personajes. Aunque la niña parece un dechado de virtudes, si te paras a analizarla, en realidad es bastante cuestionable: el ansia de fama puede con ella y es una aprovechada. Ella misma se pregunta por qué tolera a Sam, pero toda diva necesita un guardaespaldas y nada mejor para eso que una delincuente juvenil en potencia para esa labor. En cuanto a Freddie, le habría dado la patada hace mucho si no fuese porque lo necesita como realizador para su show. En cierto episodio, incluso perdió a un ligue por su culpa. Seamos sinceros, ¿qué adolescente conservaría a una amistad después de eso? En fin, que la niña pone a su show por encima de todo, sin duda consciente de que es su mejor apuesta para alcanzar el estrellato.

Dicen de iCarly que es la “nueva Hanna Montana”. Yo no acabo de verlo así, porque sin canciones y sin el apoyo de un canal como Disney Channel, no creo que la serie pueda alcanzar su máximo potencial de popularidad. Pero aún así, la serie es estupenda y no puedo dejar de recomendarla. Solo por ver los episodios con Nevel de por medio ya valen la pena. Eso sí, advierto que yo la he visto con el doblaje sudamericano, que es absolutamente épico, especialmente cuando se ponen a adaptar frases o términos en inglés a nuestro idioma. El doblaje para España seguramente le matará la mitad de la gracia.

La degradación de la lengua española – Parte I: Aberraciones Habladas

mayo 5, 2010 by


¿Cuánta gente habla bien el español?

Es obvio que todas las lenguas evolucionan. Pueden hacerlo por motivos prácticos, como ganar en capacidad expresiva o adaptarse a nuevas realidades, inexistentes hasta el momento. Pero también, y más a menudo, lo hacen por la pereza de sus hablantes, que van desechando las formas que encuentran más complicadas de pronunciar o conjugar, o que directamente desconocen debido a una formación deficiente. Se produce entonces un inevitable conflicto, que tiene en un lado a la mayoría de hablantes -que van imponiendo las formas incorrectas a fuerza de su uso generalizado-, y en el otro a los hablantes más cultos, que se niegan a adoptar lo que según el buen uso del lenguaje no son más que vulgarismos o barbarismos.

En la España actual este conflicto se ha hecho especialmente acusado, pues la comodidad material no ha redundado en una mejora de la educación, más bien al contrario. Una actitud demasiado laxa por parte de educadores y padres, así como una igualación de las clases sociales hacia abajo, han propiciado un uso relajado e impropio de la lengua, aquejada en de multitud de formas vulgares que no es ya que se hayan extendido, sino que se están imponiendo claramente, amenazando con extinguir y dejar en el olvido a las expresiones correctas. A lo largo de dos artículos voy repasar las formas incorrectas más extendidas actualmente en nuestro país. En esta primer entrega me centraré en la lengua hablada, mientras que el segundo estará dedicado a las aberraciones escritas. Empecemos sin más dilación:

Imperativo plural: “Sentaros” por “sentaos”

El ámbito geográfico de este vulgarismo alcanza todo el país. Es sin duda el más extendido, y puede estimarse que entre un 75% y un 80% de la población lo usa. Desgraciadamente, los docente de todos los niveles no sólo no corrigen a sus alumnos cuando les escuchan usarlo, sino que ellos mismos lo utilizan de forma habitual, en forma escrita y sobre todo oral. Así,  a lo largo del día escucharemos imperativos mal hechos docenas de veces: “Sentaros”, “callaros”, “juntaros”, “veniros”, etc., etc. Si bien todos los verbos se ven maltratados por este vulgarismo, hay algunos en los que incluso la forma correcta se ha extinguido en la prática. Es el caso de “ir”, cuya forma imperativa plural es “idos”, pero es invariablemente dicha como “iros”, incluso por personas que pronuncian correctamente el resto de los verbos. El porcentaje de personas que en la actualidad conocen y usan correctamente la forma imperativa este verbo es degraciadamente anecdótico. En cuanto al resto de imperativos, es perfectamente posible que hayan desaparecido como norma en el plazo de unos cincuenta años.

Más imperativo: “Callar” por “callad”, “oír” por “oíd”.

Es una variante del anterior caso: el hablante opta por usar la forma infinitiva del verbo para hacer el imperativo, ya que la “r” le resulta más fácil de pronunciar que la “d.” Se da la curiosa circunstancia de que algunos fabricantes de rótulos para puertas evitan usar las formas infinitivas “Empujar” y “Tirar” para que no se las confunda con un imperativo vulgarizado, por lo que en sus letreros se lee “Empujad” y “Tirad”. Sin embargo, el infinitivo en este caso sí estaría bien usado, y además usar el tuteo en un rótulo no es demasiado propio.

El jotismo o ejqueísmo:

Ante la relativa dificultad de pronunciar la “s” antes de una “c” o “q”, el hablante opta por convertir la primera en una “j”, mucho más fácil de pronunciar, de forma que acaba diciendo “ejque”, “majcar”, “ejcuchar”… Deformación muy extendida en la zona centro del país, especialmente en Madrid. Aunque antes se podía considerar propia de la zona sur de la comunidad o de las clases más populares, su uso se ha extendido enormemente y puede escucharse incluso entre miembros de la clase media-alta y titulados universitarios. Resulta especialmente desagradable al oído y denota bastante descuido en la expresión hablada. Su incidencia alcanza a entre un 50% y un 60% de la población de la zona centro.

La muerte del sufijo superlativo en favor del prefijo “súper”

Este es un vicio que se ha extendido con enorme fuerza y que denota gran pereza al hablar. En español, la forma correcta de hacer el superlativo es añadir el sufijo “ísimo” al final, o bien usar una palabra específica equivalente. Por ejemplo, el superlativo de “grande” sería “grandísimo” o bien “enorme”. Parece que para el hablante actual buscar la forma superlativa correcta, que además suele ser una palabra cuatrisílaba, suponen un esfuerzo que no merece la pena, por lo que se ha impuesto una forma que, si bien es malsonante, resulta harto sencilla: utilizar el prefijo “súper” cada vez que debe hacer un superlativo. Así, a lo largo del día podemos hartarnos de escuchar expresiones del tipo “súperbonito”, “súpergordo”, “súperlimpio”, “súperbarato”, etc., etc. Tal es la implantación de esta nueva fórmula (correcta en el sentido estricto, pero vulgar) que el sufijo “ísimo” está en trance de desaparición, lo cual podría ocurrir en el plazo de 50 años. Estimo que este vicio afecta aproximadamente a un 80% de los hablantes españoles.

“Mama” y “Papa” por “Mamá” y “Papá”.

Hay que reconocer que “Mama” y “Papa” con el acento en la primera sílaba son dos de las palabras más universales en todo el mundo, siendo usadas de forma habitual en idiomas tan dispares como el inglés o el japonés. No obstante, en español siempre fueron, y a día de hoy lo siguen siendo, un vulgarismo, propio sobre todo de la etnia gitana y de las clases más bajas del sur del país. Pese a ello, ambas formas se han ido filtrando a otras capas de la población, y hoy resultan tremendamente habituales entre los niños, que obviamente siempre optan por los vocablos más fáciles, especialmente si sus padres no les corrigen. Entre el 40 y el 50% de los niños se dirigen así a sus progenitores en la actualidad.

Laísmo y leísmo

Al referirse a una mujer, el hablante descarta el pronombre “le” y lo convierte en “la”. Por ejemplo: “La pedí que me acompañara” o “La regalé un vestido”, no distinguiendo si este pronombre es complemento directo o indirecto (por ejemplo, “la despedí” o “la mandé a hacer un recado” sí son correctos). Defecto muy extendido en las clases populares, especialmente en el género femenino. Puede decirse que afecta a entre un 35 y un 40% de la población. El leísmo, fenómeno similar, consiste en confundir el “lo” con el “le”, normalmente refiriéndose a objetos. Por ejemplo, hablando de un coche: “Le aparqué cerca de casa”. Es menos frecuente que el laísmo.

***

Estos son probablemente los barbarismos extendidos de forma más general y que afectan realmente a la integridad del español, aunque hay multitud de “ofensas menores”, como los siguientes ejemplos:

“Fuistes” por “fuiste”

Se añade una “s” al final de forma como “fuiste”, “hiciste”, “trajiste”, etc. No es uno de los errores más extendidos, pero sí de los más antiguos. Propio de las personas de menor formación, aunque ocasionalmente se escucha entre gente de clase media o media-alta. Afecta a entre un 15% y un 20% de la población.

La sustitución de “adiós” por “ciao”

Esta es curiosamente una aberración que afecta principalmente a la población femenina. Este grupo encuentra, por algún motivo, más estiloso o chic despedirse usando el vocablo italiano ciao que el español adiós. Si bien el uso ocasional de una fórmula extranjera tan breve sería inofensivo, hemos llegado al punto en que el extranjerismo ha sustituido a la palabra española. La academia ya ha claudicado, y ha aceptado “ciao” en su forma españolizada “chao”.

“Contra más” por “cuanto más”

Frase sin ningún sentido gramatical pero pasada de padres a hijos, que la adoptan sin pararse a pensar mucho. Generalmente muy ligada a las clases bajas, aunque con alguna excepción deconcertante. Usada por entre un 10% y un 15% de la población.

***

Como digo, hacer una lista completa sería casi imposible. A todas estas degeneraciones habría que añadir lo mal que se suele vocalizar, lo que baja aun más la calidad de la comunicación.Son, en suma, malos tiempos para la lengua española. Si bien es evidente que siempre han existido vulgarismos y que las clases populares son perezosas al hablar, en etapas no tan lejanas la expresión oral era muchísimo más correcta. Podemos decir sin miedo a equivocarnos que la educación impartida entre los años 30 y 80 del siglo pasado era mucho más cuidadosa en este aspecto, y los maestros incidían especialmente en la importancia de hablar y escribir bien. Hoy en día, encontrar a un alumno de primaria o secundaria capaz de realizar un dictado perfecto es una verdadera quimera.

¿Qué se puede hacer en contra de esta nefasta corriente? Mi recomendación, estimado lector, es que en su vida diaria procure hablar de la forma más correcta posible, intentando servir de ejemplo a los demás, especialmente a los que son más jóvenes, y escuchar atentamente a los que hablan mejor. Esto, por supuesto sin desechar las formas coloquiales que tan útiles son y que tanta vida dan al español. En cuanto a la educación de los hijos, recomiendo ser estricto en este aspecto y corregir a los pequeños en cualquier ocasión en que usen estas formas, tan fáciles de imitar y al tiempo tan incorrectas. A una edad temprana son fáciles de eliminar, pero una vez instaladas en los hábitos de habla resultará mucho más difícil. Como en tantas cosas, un pequeño esfuerzo puede resultar muy fructífero a la larga.

También le recomiendo, amigo lector, que deje a sus hijos ver bastante televisión, pero no la realizada en directo (telerealidad, concursos, talk shows e incluso informativos), donde se habla igual o peor que en la calle, sino cualquier película o serie doblada (siempre que juzgue su contenido adecuado, claro). Puede decirse que los actores de doblaje son la pequeñísima minoría que en España conserva una dicción perfecta y una gramática impecable, aunque sólo sea cuando sigue un guión. Así pues, ya sabe: déjeles ver tantas buenas películas y series como quieran, es una excelente educación. Incluso el hablante adulto puede beneficiarse de este hábito, y usar el doblaje como referencia para hablar mejor en su vida diaria.

Habrá, claro, quien me acuse a mí y otros como yo de carcas, de oponernos a la evolución del idioma, pero de la pereza y la vulgaridad difícilmente pueden surgir avances para nuestra lengua. Quizá sea una batalla perdida, pero desde luego vale la pena librarla. Afirma rotundamente que un español pulcro y correcto hace nuestra vida más agradable, y además mejora enormemente la comunicación y el flujo de nuestros pensamientos. En el siguiente artículo de esta serie me ocuparé de los horrores escritos.