Archive for 31 mayo 2007

Historias imposibles: Conmoción en Valdebebas

mayo 31, 2007

30 de Junio del 2007, 12:30 de la mañana. Ciudad Deportiva de Valdebebas, Cuartel General del Estado Mayor del Real Madrid Club de Fútbol. Un apesadumbrado José Miguel “Míchel” González, entrenador del Castilla, comparece en rueda de prensa. “El equipo se va por el retrete. Desafortunadamente, la temporada ha sido una mierda (nunca mejor dicho), y preferimos dejar paso a otra gente y otros proyectos Yo y mi equipo presentamos la dimisión inapelable.” Los plumillas no caben en su asombro. Pero hay más, mucho más. Sigue Míchel: “Tengo varias ofertas importantes, como del Toluca de Méjico, pero quiero anunciar que vaya al equipo que vaya, me acompañará el capitán de la primera plantilla, Raúl González. Esta mañana estuvo reunido con los gestores del club firmándolo todo y ha renunciado a 3.000 kilos limpios de polvo y paja. Él mismo os lo va a confirmar”. En ese momento se abren los cortinajes y aparece un mendigo de aspecto muy desaliñado. Están a punto de llamar al personal de seguridad, pero es una falsa alarma: se trata del capitán, Raúl. Aún cuesta acostumbrarse a esas pintas. Tras el oportuno cacheo, “el mito” es liberado, y una vez recobrada la compostura se sienta al lado de Míchel, tomando la palabra. “Sí, bueno, ¿no? La verdad es que mi rendimiento ha bajado ligeramente en los últimos años, principalmente por no haber jugaddo en posición. Me gustaría volver a sentirme importante, y por eso renuncio a mi contrato, ¡todo por el Madrid! Necesito un reto nuevo, y creo que Míchel sería el socio perfecto para esta aventura. Una de las ofertas importantes ha sido la del Paleti de Madrid. Es muy probable que la aceptemos, pronto os contaremos más”. Ambos jugadores se despiden y se retiran por el fondo de la sala, ante la mirada atónita de los periodistas.

Je, je, je, demasiado bonito para ser verdad, ¿no? Mucho me temo que el señor Del Campo va a seguir por un largo tiempo tocándonos las partes.

– A cuento de las equipaciones: yo entiendo que las marcas se dejen mucho dinero en asegurarse a los equipos que lucirán sus respetivas prendas, pero hablamos de multinacionales de gran presupuesto. ¿No puede permitirse Adidas un diseñador para cada puta camiseta, o uno solo que diseñe varias distintas? ¿Por qué los clubes no dicen nada y aceptan ser clones los unos de los otros? Es ridículo. Al señor José A. Sánchez habría que decirle que, a la hora de negociar, recuerde que la función de la camiseta no es únicamente venderse a sí misma muchas veces. Desde luego, todos los diseños que he visto hasta ahora me han parecido una porquería.

– Por fin el nacionalismo y el nacional-culerismo han dado el fruto buscado durante tantos años, el hombre del mañana: este individuo extraordinario tiene un nombre y se llama Marc Sabatés. Este seguidor culé puede considerarse un compendio estético, intelectual y moral de las características más destacadas del barcelonismo. Cuando necesitéis imaginaros a Juanito Troll, no hace falta que os esforcéis más, ahí le teneís (bueno, si no es él, es su amante, o el uno o el otro). Culeculé sería el vecino listillo de éste, igual de sectario y maximalista, pero creyéndose superior a Marc por hablar más pausadamente, llevar ropa más cara y votar a CiU en lugar de Erc. Menudo elemento. Por lo menos el Marc es un tío auténtico.

– Cassano se recupera anímicamente.

– Olvidemos a Kaká, hay que ir a por este crack. Además, es un demócrata de toda la vida, como Chávez y ZP.

Stamford Bridge

mayo 28, 2007

– Bueno, voy a hacer una visita relámpago a la pérfida Albión; concretamente estaré por la zona del estadio del Chelsea. Si veo a Mou le daré las gracias por escribir en la bitácora, y le preguntaré cuales son sus planes para la próxima temporada.

– Platini ha pedido al G-14 que se disuelva. Ahora el G-14 tendría que mandarle una carta a la UEFA pidiéndole lo propio.

– Estoy muuuy harto de los Deslbosquistas. Hasta el punto en que me parece que tengo tanto que ver con ellos como con un indio o un culé. Mañana si tengo tiempo hablaré de ello más extensamente.

– Cómo sonríen los hijos de puta. Y encima se meten con el PSOE; les está bien empleado. Por supuesto, si tratas de clamar a una fiera con caricias, te devora la mano.

Yo lo tengo y claro, ¿y tú?

mayo 27, 2007

Si también lo tienes claro, hazlo saber.

En cuanto a nuestro Madrid, ya ha convertido la victoria en rutina. Si los rivales nos meten un gol, saben que indefectiblemente lo remontaremos. Ruud está a dos goles de la bota de oro. ¡Qué grandes! Esta noche comentaremos más. Por cierto, el visitante 300.000 recibirá de regalo un chupachús. ¡Chupa, Chus!

Mensaje del Dios del fútbol

mayo 26, 2007

Madridistas queridos:

Sé que andais algo desorientados tras la final de Champions del pasado miércoles. Os preguntáis cómo unos hijos de puta como los del Milan pudieron ganar la Copa siendo peores y con un gol de churro. Esto es sencillo, mis queridos amigos: se trata de un toque de atención al Real Madrid, mi equipo escogido, para que despierte de una vez por todas del letargo en el que anda metido hace ya tiempo. Sin duda no os han pasado desapercibidas las señales que os he mandado en los últimos partidos. Pero reconquistar la Ligaha de ser sólo el primer paso. Es necesario volver a Europa con paso firme y agresivo, marchar triunfalmente por los campos de todo el continente y arrancar la Copa (la COPA) de manos del usurpador.

¡¡Madridistas, reclamad lo que es vuestro!!

A repetir la jugada

Barsa-Getafe en el Nou Camp, un partido que suena estupendamente en los oídos madridistas dados los antecedentes vividos hace nada. Aunque ahora se juega en Barcelona y no hay tanto en juego, el Barsa sabe muy bien que los del Geta les tienen cogida la medida, y que no se juegan nada. Toda la presión está del lado culé, sobre todo si, como es previsible, le pasamos por encima dentro de un rato a los imberbes del Dépor. Como le debemos un par a los simpáticos coruñeses, estamos ante una ocasión singular de saldar deudas, y más tarde sentarnos a ver al Barça en plan relajación total. La pelota va a moderles los pies, je je.

2:45

mayo 23, 2007

Atenas, Estadio Olímpico del arquitecto Calatrava. Final de la Liga de Campeones entre el Milan (equipo descalificado la temporada anterior) y el Liverpool inglés. Los italianos, por delante en el marcador desde el minuto 44 con su segundo tiro a puerta, ha estado perdiendo el tiempo toda la segunda parte. Los dos goles posteriores, que dejan el marcador en 2-1, hacen que sus demoras sean aún más frecuentes. Inzaghi recibe un pelotazo al lado del corner y se tira al suelo con grandes aspavientos. Ante la protestas de un jugador del Liverpool, el árbitro le hace un gesto ostensible de parar el cronómetro. Se realizan 5 cambios; cada uno supone 30 segundos de descuento según reglamentación FIFA, lo que se traduciría en 2 minutos y medio. Al acercarse el minuto 90, sale la pizarra con el tiempo de prolongación. ¿Cuánto dará el árbrito, cuatro minutos, cinco? ¿Quizá seis, atendiendo a las numerosas pérdidas de tiempo? Resplandece la cifra: 3 minutos. Por lo tanto, todas las pérdidas del tiempo del Milan han supuesto un descuento de… 30 segundos. Pese al cortísimo tiempo de alargue, se da por hecho que el árbitro lo apurará hasta el final, o que incluso lo alargará ligeramente, como es costumbre en todos los partidos trascendentes, más si son internacionales. Se suceden las jugadas y el Liverpool ataca con todo, quemando sus naves. El Milan se ve asediado y sabe que en cada ataque podría llegar el temido empate. Los italianos realizan su último cambio, debe añadirse otro medio minuto.

Pero no, no tienen que preocuparse. En el minuto 2:45 de la prolongación, el árbitro realiza los tres pitidos finales. Los milanistas estallan de alegría, ya no tienen que defender más, su agonía ha sido mucho más corta de lo previsto. Ya pueden sobar la Copa a gusto con sus dedazos grasientos. En el palco se intercambian sonrisas cómplices entre el estirado rostro del presidente y el del Barón Harkonnen. “Nunca lo habría sospechado cuando nos echaron a principios de año, presi”, confiesa el Barón. Pero el máximo accionista sonríe tranquilo. Nada de lo ocurrido le ha cogido por sorpresa, sabía que lo de hace dos años no iba a repetirse. Y es que conviene tener muchos amigos en todas partes, ¿verdad, Silvio?

Nota aparte sobre Kaká: No sé si son más coñazo los jugadores golferas o los atletas de Cristo estos. ¿A vosotros qué os parece?

La madre de todas las venganzas

mayo 23, 2007

Aunque cualquiera de los dos posibles ganadores perjudica la leyenda madridista, hay que ir con el Liverpool por una serie de razones: tienen menos Copas, son más simpáticos y los entrena el gran Rafa, que además superaría definitivamente en palmarés al Resentido. Por cierto, ¿os imagináis que el Milan se adelanta con un par de goles y luego el Liverpool mete uno? Pueden haber desmembramientos ahí. El gran duelo está servido, quien se lo pierda es mariquita.

EL EQUIPO INVENCIBLE

mayo 20, 2007

Os transmito mis impresiones basadas en la emisión a saltos captada a través de los canales chinos. Lo más destacable de este Madrid campeón es que, innegablemente, juega como un bloque. El tránsito de la pelota es infinitamente más rápido que a principios de temporada, con cada jugador sabiendo lo que debe hacer y sin retener ni conducir el balón más tiempo del necesario. Así, las carencias individuales quedan disimuladas: si alguien la caga, un compañero lo enmendará. Si bien no realizamos muchas combinaciones en corto, esta adecuada circulación del balón convierte nuestro juego en un pariente del tiki-taka.

Sin entrar en conflicto con esto, el buen funcionamiento del engranaje está permitiendo brillar a algunos jugadores. Robinho por fin parece sentirse cómodo y está ofreciendo todo lo que se espera de un extremo: regate, pase, desmarque, tiro… es su oportunidad de librarse de la tremenda atracción que la Liga Francesa ejerce sobre él.

Otro que está brillando es Diarrá: el despliegue físico que realiza en cada partido es tremendo, y se ha convertido ya en la figura que tanto esperábamos: el pollón-escoba capaz de abarbar todo el centro del campo. Incluso con un compañero renqueante como Gago, el malí se hizo ayer el amo de la zona. Beckham ha confirmado que, si bien es incapaz de liderar un equipo, insertado en un conjunto bien engrasado puede ofrecer un gran rendimiento gracias a sus pases de precisión.

Otro aspecto a destacar es la impecable condición física, o dicho de forma menos científica, corren todos como cabrones. Los beneficios de esto son múltiples, desde una mayor frescura general hasta el éxito en las disputas por los balones, sin olvidar su importancia cuando hay que rendir al máximo en los últimos minutos, como nos ha ocurrido últimamente.

Se habla de malas actuaciones individuales de algunos jugadores, como Ramos o Roberto Carlos, pero no se puede obviar el dominio total del Madrid durante la mayor parte del partido, disfrutando de mucha más posesión y creando múltiples ocasiones de gol, mientras el contrario encontraba enormes dificultades para acercarse a nuestra portería.

Los goles del Recreativo fueron casi accidentales: un penalti ingenuo de Ramos y un balón regalado en un córner, ante la pasividad del cumpleañero. Las caritas de los jugadores al recibir el tanto del empate eran un poema, pero al volver a correr el balón desde el centro del campo tenían claro que querían y podían marcar otro gol. E increíblemente, lo consiguieron. Otra remontada imposible, épica, otro gol de los pegar brincos por la habitación como un mono, soltando todo tipo de alaridos. Son partidos de los que normalmente se ven cada varios años, y llevamos ya tres en un solo mes. Este Madrid ha convertido lo imposible en cotidiano. Algún día, cuando se vean los vídeos de esta Liga, la gente no dará crédito, y es que parece concebida por un guionista. La realidad vuelve a dejar atrás a la ficción. Fijaos en la foto de arriba porque dibuja la historia del club: Gago e Higuaín siguiendo la estela de Roberto Carlos.

El equipo más infame de la Historia

En la pocilga del Manzanares, un poco más tarde, se escenificaba uno de los espectáculos más vergonzantes de los últimos años. El Palético de Madrid, interiorizando a la perfección el mensaje rencoroso y de equipo pequeño, minúsculo, de Manolo Esteban -ese hombre culto y refinado-, salía al campo con la clara intención de regalar la victoria. Tan indolentes fueron que se les fue un poquito la mano. El Barça, como buen depredador, no estaba dispuesto a agradecer el favor ni a pagar a traidores, y se dio un buen festín a cuenta de Pichu, ese jugador llamado a convertirse en cancerbero mítico. El resultado final, un 6-0 que supone la mayor goleada en la historia del Vicente Calderón. Grandes réditos para el Paleti: Humillación histórica, al borde de perder la UEFA y sin ninguna garantía de perjudicar al Madrid. Puede estar contento Esteban. En los años venideros, cuando los indios intenten vendernos su supuesta grandeza deportiva y su espíritu indomable, habrá que recordarles puntualmente esta noche de infamia.

Por supuesto, nada de eso afecta al Madrid, que ya ha convertido en el mejor visitante de la historia, ni a su espectacular final de Liga. La verdad es que tras las emociones de esta campaña, seguramente todo me parezca “light”. Mucho más si el artífice de todo esto es puesto miserablemente en la calle. ¿Qué podría ofrecernos el equipo después si se consuma semejante injusticia? Por ello, estoy considerando seriamente cambiar el nombre de la página a “Fans del Sporting de Gijón”, un equipo que me cae muy bien y cuyo camino hacia el ascenso constituye cada año una fascinante aventura. Calderón, está todo en tu mano.

¡¡HALA MADRID!!

– Recreativo de Huelva: 2 (uno de penalti y uno de un negro)
– Real Madrid: 3 (Robingol, Ruud “Pichichi” Van Nistelrooy y Roberto Carlos)

Rafa speaks out

mayo 18, 2007

O “desmontando a Valdano”. Rafa Benítez, ese señor con cara de dependiente de ultramarinos que empezó a entrenar en las categorías inferiores del Real Madrid. Allí coincidiría con la gran eminencia futbolística del país, el multimillonario de izquierdas Jorge “Futbolecciones” Valdano. Según cuenta Enrique Marín, ambos entrenadores las tuvieron tiesas por la titularidad en el primer equipo de Sandro (¡ese crack!). Un tiempo después, Rafa saldría a buscarse las lentejas por ahí. Desde entonces, dos Ligas y una Champions, además de Copas diversas, entrenando en dos países. En unos días jugará su segunda final de Copa de Europa. Pero claro, eso de ganar muchos títulos no significa que sepas mucho de fútbol, y s ino que le pregunten a Relaño por Capello, o a Josep Pedrerol, que presenta a Jorge D´Alessandro (palmarés: cero) como “el hombre que más sabe de fútbol”.

Así pues, Valdano, con la autoridad que le confieren cientos y cientos de horas en diversos medios dando la brasa, ha escrito hace poco un articulito llamado, atención, “La amenaza”. Les pego varios fragmentos porque vale la pena:

“Rafa Benítez y José Mourinho, entrenadores del Liverpool y Chelsea (…) tienen dos relevantes puntos en común: hambre atrasada de gloria y el gusto por tenerlo todo bajo control. Puntos en común relacionados con un hecho trascendente: ninguno de los dos fue jugador de alto nivel. Eso les ha hecho concentrar toda su vanidad (¡Valdano hablando de vanidad!) en la tarea de entrenar, y eso explica el hambre atrasada de gloria. El deseo de control tiene otra profundidad. Creo que quien no tuvo talento para jugar no cree lo suficiente en el talento del jugador, en la capacidad para improvisar soluciones. En definitiva: son el tipo de entrenadores que ellos mismos hubieran necesitado tener para llegar a jugar de manera profesional.”

“Miro el partido de semifinales de Champions League con interés y seriedad (ni rastro de placer), porque llegados a estas instancias las cosas no están para bromas, pero a pesar de mi buena voluntad me termina pasando lo mismo que con algunas películas suecas de los años 70: que no las entiendo.”

“Pero siento una indescriptible sensación de frustración al comprobar que no estoy preparado para un futbol de tanta profundidad intelectual. (…) No dudo de su capacidad para crear equipos de alto rendimiento, porque a estas alturas resulta indiscutible. Mi preocupación tiene que ver con el protagonismo que los dos se arrogan en cada partido a costa de jugadores cada día menos libres.” (¡Va, que suele Nino Bravo!)

“El futbol está hecho de sugestiones y las que crea Anfield, feudo del Liverpool, son imbatibles. Usted pone una mierda colgada de un palo en medio de ese estadio enloquecido y hay mucha gente dispuesta a decir que es una obra de arte. Pues no, es una mierda colgada de un palo.”

“¿Quién jugó bien en Anfield en el partido decisivo de las semifinales? No hablo de especialistas (…). Hablo de jugar bien de verdad. Hablo de grandeza.”

“Si el futbol del futuro va hacia donde están el Chelsea y el Liverpool, preparémonos para despedir todas las expresiones de astucia de las que ha vivido el talento durante un siglo.” (¿Eh? ¿El talento vive de algo? Puedo entender vivr de el talento, pero al revés…)

En fin, parece que la fútbolección no le sentó del todo bien Rafa, y lo entiendo, la verdad (¿repetimos su palmarés?). Veamos lo que tenía que decir en una reciente entrevista concedida al As:

En España se sigue debatiendo sobre su estilo de juego…
Mire, si algo merece este club y la gente que está trabajando para conseguir los objetivos que se están logrando es respeto, un profundo respeto. Y creo que hay quien le falta al respeto al club, a la afición, a algo tan sagrado como nuestro estadio de Anfield… Hablando de “mierdas pinchadas en un palo” y otras injustas apreciaciones de quien me parece que no conoce en absoluto la realidad histórica de esta entidad en el panorama futbolístico mundial. Y me refiero a don Jorge Valdano, persona a la que conozco desde hace más de 20 años, desde que coincidimos en las categorías inferiores del Real Madrid y del que no tengo el mejor concepto profesional. Y sin embargo no he ido por ahí aprovechando tribunas ventajistas para arremeter contra él.

Parece no tener el mejor concepto profesional de Valdano.
Por lo que sé de él creo que tiene mucho que agradecer a personas como Ramón Martínez, Cappa o Giráldez, por citar sólo algunos ejemplos cuando trabajaba como entrenador o director deportivo. Personas que, digamos, aportaban mucho más al proyecto de lo que su segundo plano permanente indicaba. Me queda la sensación de que para él eran las ruedas de prensa y las medallas y que los profesionales con talento estaban siempre en la sombra. Hasta su idea de juego, su filosofía del fútbol como le gusta decir a él, no me parecen suyas. Es más, creo que, como casi en todo, la toma de otros. En este caso de Dante Panzeri, un periodista argentino que escribió el libro Fútbol, dinámica de lo impensado. Y de Menotti y Cappa, éste último es el que le ha guiado siempre como entrenador profesional. En lo personal, ni debo ni quiero entrar. Pero también me dice poco en ese aspecto su ligereza para criticar de la forma que lo hizo a un técnico con el historial y los títulos de Mourinho, que no están precisamente al alcance de todo el mundo, y, sobre todo, a una entidad como el Liverpool, que en esta última etapa, en la que participamos nosotros como parte del proyecto, se dispone a afrontar su séptima final tras haber ganado ya tres.

¿No es un debate simplista y algo pernicioso?
Hace algún tiempo leí un buen artículo, o al menos a mí me lo pareció, de Juan Manuel Gozalo. En él hablaba de la belleza de una entrada, dentro de lo escrupulosamente deportivo, de ganar un balón de cabeza o de tirarse al suelo para recuperar la pelota. ¿Por qué la belleza se tiene que asociar, casi por decreto, a los caños, sombreros, taconazos, pases cortos…? (…) Jugar bien no puede tener un significado único, nadie debería intentar sentar cátedra con ese concepto que nunca puede ser propiedad intelectual de ningún iluminado.

Sin ir más lejos, en el Camp Nou, ante el Barcelona, el Liverpool jugó bien.
Y no sólo allí. Yo también estoy muy satisfecho, hablando sólo de la Champions, con el primer tiempo en Anfield ante el Barcelona. Fue espectacular. Y contra el Galatasaray, el Girondins, el PSV… ¿Y contra el Chelsea? Nadie nos ha regalado nada.

¡Cómo tenía que estar Benítez para defender a Mourinho! Claro que a cuando a uno lo machacan con el pensamiento único, acaba sabiendo apreciar a un tipo serio. Desde luego, se debió quedar a gusto. ¿Responderá Jorgito? Lo dudo, la verdad. Está demasiado acostumbrado al púlpito, y cuando le vuelve algún sonido suelen ser aplausos o su propio eco. Si oye una voz distinta a la suya podría pegarse un buen susto. Y eso de meterse con alguien por no haber sido “un gran jugador”, la verdad, me parece
muy feo. Si hablamos de destacar cada uno en lo suyo, ¿se recordará a Valdano como un jugador que marcó época? Difícilmente. No puede decirse lo mismo del trabajo como entrenador de Benítez. El día que vuelva a casa creo que los madridistas podremos disfrutar bastante. A Jorge yo le diría lo mismo que dijo Mourinho después de una de las rajadas de Cruyff: “Que venga, que venga a enseñarnos. Le estamos esperando.”

Sin publirreportaje de Roncerdo

mayo 17, 2007

– Se ha echado hoy a faltar, en la cobertura de la final de la UEFA del diario As, el consabido articulito-mamada de Tomás Roncero detallando, minuto a minuto, las paradas del portero ganador. Tampoco me consta que se haya oído a Lama lanzar chillidos histéricos de “¡¡el mejor del mundo!! ¡¡el mejor del mundo!!” Y hasta donde yo sé, tampoco se han escrito cien artículos acerca de lo injusto que fue que Cañizares le quitara la titularidad a este pedazo de portero que es Andrés Palop. Así pues, amigos, cuando se veais debates sobre quienes los mejores jugadores de la actualidad, recordad que es difícil entrar en el radar cuando no tienes séquito. Igual por eso Palop no cobra 9 kilos brutos.

Platini en tan sólo tres meses ha demostrado que es un horror. Estas cosas pueden notarse en los pequeños detalles. “Que suban los jugadores al palco a coger la copa”. ¿Por qué? Están todos apretujados, es poco atractivo visualmente y los espectadores que se sientan en la grada del palco no pueden ver la entrega. “Porque en mi época se hacía así”, aducirá Platini. Demoledor argumento. El día de Heysel me imagino que también subieron al palco… El francés, en definitiva, no recuerda, o no acepta, que se retiró hace ya 20 años. Por supuesto, de introducir la técnica para eliminar las injusticias arbitrales o de cualquier cosa que huela a modernidad, ni hablar.

Mala pata para el Español, pero los chicos dieron un buen espectáculo ante toda Europa y Valverde no parece mal tipo después de todo. Igual por eso le echaron del Bilbao, empezando con la espectacular racha de triunfos de los “leones”. Por quien no lo siento es por el presidente del Español, el tipo ese de Ciu al que le molestaba profundamente la “Ñ” del nombre del club.

Hablando de presidentes, igual estoy confundido, pero creo que en los clubes extranjeros los dirigentes no bajan al campo a hacerse la foto con la Copa como hizo ayer Del Nido. No recuerdo yo a Berlusconi corriendo con ningún trofeo. A Mancebo sí, claro, y sospecho que a Calderón también le gustaría. Queda un poco provinciano, la verdad (aunque como lo de ZP nada).

– Al final parece que el perro de Mourinho es un yorkshire terrier con lacitos rosas (?!) Yo creí que tendría un bicho algo más intimidador. Para colmo, parece que se lo quitó a la policía, lo dejó suelto en la calle y ahora el chucho no aparece. ¡Pues sí que lo protegió mucho! La única explicación que encuentro es que el perro sea de la mujer, y en realidad lo que le molestaba es que la poli entrara en su casa a meterse en sus cosas.

En el nombre del padre (Fabio)

mayo 15, 2007

El Madrid va a ser campeón de Liga. Sí, ya sé que muchos andan haciendo cábalas, calculando diferencias de goles (que no “goal average”, y mucho menos golaveraje), las salidas que quedan y tal y pascual. Todo eso es irrelevante, vamos a ser campeones por momento de juego, moral, estadística y otras cosas. Debemos difrutar el momento y un final de campaña que será magnífico, pero para mí las cuestiones más interesantes ahora son: ¿cómo se llegó aquí? Y, ¿qué queremos para el futuro?

Para saber cómo se ha logrado un equipo con la aureola de invencible basta con remitirse a un nombre, Fabio Capello. Muchas veces me han preguntado cómo podía ser Capellista. Yo pregunto, ¿cómo se puede no serlo? El bagaje del italiano es espectacular, siete ligas italianas y una española. Si convenimos en que ganar una liga es complicadísimo, ¿qué decir de alguien que gana ocho, con cuatro equipos distintos? Siempre empezando proyectos nuevos y además triunfando en poco tiempo. Capello ha ganado también una Copa de Europa, en ese partido con el que tienen pesadillas todos los fans del tiki-taka, el 4-0 al Barça en Atenas. También ha jugado más finales y ha llegado lejos muchas veces en la competición. Quizá le falta el colofón de la 2ª Champions, pero recordemos que ningún entrenador vivo tiene tres, y sólo un par de entrenadores han ganado dos (no todos pueden ser tan buenos como Del Bosque, ¿verdad, diario As?).

Pero mi argumento principal no es que Capello sea un genio, que lo es, sino que, usando retórica florentiniana, nació para entrenar al Real Madrid. Esto podemos refrendarlo repasando los entrenadores de la era moderna del Madrid, pongamos desde la final de Copa de Europa perdida con el Liverpool (disculpen las lagunas de memoria). El primer entrenador que recuerdo de mi infancia es Luis Molowny, “el mangas”. Dicen que escribía la alineación sobre la pizarra y les decía “a jugar”. Con él se ganó la primera Liga de la Quinta y dos UEFAS, pero no le tendremos muy en cuenta por su interinidad. Llegaría después Leo Beenhakker, un holandés con el que dominamos la Liga con absoluta comodidad tres años seguidos. Ahora bien, como nadie bautizó a su estilo de juego ni tenía camarilla mediática, no se habla nunca de él. El fútbol bueno, ya saben, era el del “Dream Team” (el apelativo más pretencioso en la historia del fútbol mundial), el que rascaba Ligas en la última jornada. Nadie ha analizado realmente el fútbol de la Quinta. ¿Era el mérito del técnico? ¿La plantilla era insultantemente superior? ¿La liga muy mala? Nos faltan datos para juzgar a Beenhakker.

Después llegó Toshack, un entrenador muy mediocre que vivía exclusivamente de su imagen y que, esta vez sí se puede decir, aprovechó la inercia de los éxitos anteriores y ganó la Liga batiendo el récord de goles. Cuando le tocó renovar a la Quinta del Buitre, fracasó estrepitosamente. De su segunda época en el club mejor ni hablar. Los que dicen que Calderón es peor que Sanz, que recuerden que antes se destituía a los técnicos en la radio.

Luego tenemos una etapa con varios cambios. Antic (ese señor tan miserable), Floro y de nuevo Beenhakker. Es curioso, porque el holandés llegó líder a la última jornada, cuando Tenerife 2. ¿Qué diría de él la historia si hubiéramos ganado? ¡Que alguien nos hable de Beenhakker!

Después de jodernos por partida doble con su equipo isleño, desembarca Valdano. El suyo ha sido un debate largo, y tengo la intención de zanjarlo aquí mismo: Es una mierda de entrenador, a la altura de Víctor Fernández pero con menos currículum aún (que ya es difícil). Yo a Valdano lo resumo con una palabra, Odense. Usaría otra palabra para la eliminación europea de su segundo año, pero cuando lo echaron ni siquiera estábamos clasificados en la liguilla. “Nuff said”. Bueno sí, una cosa más: ha sido la cabeza de puente de todos los comentaristas argentinos pelmazos. Puede haberse ganado un lugar en el infierno por eso.

Bueno, me enrrollo. Tras tantos sufrimientos llega Fabio Capello. Vino, vidi, vinci. Gana una Liga y se va. ¿Pero por qué deja huella en el equipo y el club? Quizá por permanecer imbatido hasta la jornada veintitantas. Quizá por hacer creer a los rivales que éramos imparables. O por remontar multitud de partidos. Un equipo que nunca, nunca se podía dar por muerto, lo cual no podía decirse con ninguno de los entrenadores anteriores (¿Beenhakker? Es la incógnita) Capello, en definitiva, imprimió al equipo un aire de Madrid de siempre. Cuando dices “Madrid de siempre” la gente sabe a qué te refieres. Hablamos de seriedad, de rodillo. De lucha. Se ganó la Liga con holgura a un Barcelona que contaba con un Ronaldo que no era el mejor jugador del mundo, era un DIOS del fútbol, y se cayó en Copa en una eliminatoria igualadísima contra el mismo equipo.

Cuando Fabio se fue, todo fueron golpes de timón otra vez. Heynckes, Hiddink, Del Bosque… que alguno me nombre algún entrenador desde entonces que haya tenido la mitad de la personalidad que el italiano. Del Resentido ya se ha dicho todo. ¿Alguien se lo imagina levantando a este Madrid tal como estaba en enero? La línea de Del Bosque línea fue descendente, el año de la Real estábamos sacando la lengua y con multitud de vicios adquiridos. Luego, se ha demostrado además que el bigotes es mala persona y pequeño de alma.

Los demás entrenadores, o no pudieron o no les dejaron. ¿Queiroz? Un funcionario del fútbol. ¿Luxa? Se lo comieron. Y con todo lo que les machacaron, a Capello le han echado este año más mierda que a esos dos juntos. Sólo faltaba que le esperaran al final de los partidos y le dieran una peliza por no jugar al tiki-tika. En este país se practica el fascismo deportivo, y Alfredo Cerdaño, al que no le gusta este equipo maravilloso que tenemos ahora, es un totalitario con todas las letras. Dejar de leer esa basura que es el As Digital es una de las mejores decisiones que he tomado últimamente. Y a pesar de los pesares, este equipo ha emergido. Es un Madrid increíble, coño, increíble, con sólo un par de cracks contrastados y que se ha alzado al liderato de la Liga, contra absolutamente todo.

Capello se va a ir. Sería fácil evitarlo, bastaría con hacerle el feo al columnista del Sport y darle su millón de euros. Demasiado pedir para Calderón, quizás. Ha vivido su presidencia con tantos sobresaltos que seguramente sólo quiere pasar una temporada tranquila y que le tiren unas cuantas flores. Si tal como están las cosas no va diciendo que Capello se queda seguro, es que quizá las relaciones se han deteriorado demasiado (aunque el italiano afirma que todo depende del presidente).

En fin, aunque Fabio se vaya, deberíamos tomarlo como inspiración. Si su primer año sirvió como arranque para un ciclo glorioso, podríamos intentar repetir el proceso. Ojalá tengamos siempre un Madrid serio, irreductible, y sobre todo ganador, los valores que él nos ha devuelto. Yo le pondría un busto dorado y le daría la insignia de oro y brillantes sin tardar demasiado. Si la tiene Antonio Martín, ¿por qué no la va tener Cap
ello? El busto podríamos colocarlo a la entrada del vestuario, para que los jugadores nunca olvidaran lo que es ser un hombre y un competidor. Sinceramente, deberíamos mantener aquí al italiano todo su contrato o más, y que después se quedara en el puesto que quisiera, como uno de los representantes inequívocos de nuestras esencias.

Fabio es el Madrid.